La Bayonnaise

Bayonnaise

La Bayonnaise era una espectacular corbeta de vela y casco de madera forrado de cobre que contaba con tres palos. Desplazaba 310 toneladas y fue construido en 1794 por Bastiat, Dufourc et fils, en la localidad francesa de Bayona. Contaba con veinticuatro cañones de 8 libras a bordo, que se completaban con cuatro cañones de borda y dos carronadas de 32 libras. El navío cubría la ruta de La Habana a Ferrol cuando era perseguido por el buque inglés HMS Ardent, de 64 cañones. El Bayonnaise fue embarrancado por su propia tripulación que lo abandonó tras haberle plantado fuego. El buque estalló a media noche.

Esta corbeta francesa fue protagonista de una famosa hazaña bélica. El 14 de diciembre de 1798, bajo el mando del Lieutenant de vaisseau Jean-Baptiste-Edmond Richer, abordó y apresó a la fragata de guerra inglesa HMS Ambuscade, mucho más poderosa que la corbeta gala, y que estaba equipado con cuarenta y dos cañones de 24 y 18 libras.

En el año 2009, el equipo del Proyecto Finisterre de catalogación arqueológica subacuática, localizó el pecio de la corbeta de la Armada Francesa Bayonnaise, en la que hoy se conoce como playa de Langosteira, a seis metros de profundidad. El pecio era conocido por los mariscadores de Finisterre y está situada en un paraje submarino conocido como “O Limpo do Francés”. Fue reconocida por una pieza de artillería, las innumerables balas de cañón y mosquete que conserva en su interior y el forro de cobre que le facilitó la huida del navío inglés HMS Ardent que le daba caza, todavía limpio de incrustaciones después de 200 años bajo el mar.

Se conservan numerosos objetos y materiales de uso cotidiano junto con gran parte del casco enterrado en la arena. Llama la atención lo liviano de su estructura constructiva, y es que, no lo olvidemos, la Bayonnaise era un buque corsario, no estaba pensada para el combate o para transportar cargas, su prioridad era la velocidad y para ello había sacrificado peso estructural.

Pecio Bayonaise